El metro de Moscú

Dado el tamaño de la capital rusa, y considerando el nivel de embotellamientos que se suceden día a día en la misma, el metro de Moscú (Московский метрополитен) es una opción más que práctica (y rápida) para moverse de un lugar a otro. En lo personal, no puedo dejar de asociarlo con incontables momentos vividos en esa ciudad que tanto quiero.

Logo del metro de Moscú

No se trata solamente del transporte que eligen millones de personas por día, sino también de un gigantesco museo subterráneo latente donde en cada estación podemos encontrar diferentes piezas artísticas, variando entre lo exageradamente soviético y lo moderno ruso.

Simbología comunista en el metro de Moscú

Estación nueva en el metro de Moscú

Iluminación en el metro de Moscú

Todas las indicaciones están en ruso, pero los extranjeros que no hablan ese idioma tienen -desde no hace mucho- ayudas en inglés estampadas en el suelo de cada estación, donde están identificadas las salidas y algunas direcciones principales.

Indicaciones en el metro de Moscú

La red es lo suficientemente generosa como para que cualquiera que viva dentro del área central de la ciudad tenga una estación relativamente cerca de su casa. Además, a pesar de las posibles dificultades idiomáticas y de lo intrincado que pudiera resultar su esquema, existen muchas combinaciones para llegar a un destino particular y, en caso de perderse, se puede recurrir a la línea circular, que gira continuamente, conectando diferentes paradas en los cuatro puntos cardinales del sistema.

El centro de cada estación cumple continuamente el rol de lugar de encuentro, siendo escenario de citas, entregas de mercadería vendida por internet, intercambios, etc. El principal testigo silencioso de todas estas situaciones es el tótem de ayuda, que nos provee de un mapa de la red subterránea, un sistema de comunicación para hacer consultas, y televisores que suelen mostrar publicidades.

Información en el metro de Moscú

Interior del metro de Moscú

Para los que sufren de vértigo, las escaleras mecánicas pueden transformarse en un desafío con su pendiente pronunciada, velocidad y profundidad. Por ejemplo, la estación «Parque de la Victoria» (Парк Поведы) se encuentra a 84 metros de profundidad, que se recorren en 740 escalones, que suman en total 126 metros. Subir o bajar entonces puede -en algunos casos- llevar algunos minutos, y es ahí cuando me entretengo haciendo lo que muchos moscovitas hacen: observar a los que vienen en dirección contraria.

Escalera del metro de Moscú

A continuación una vista de «Mayakovskaya» (Маяковская), considerada una de las estaciones más lindas del sistema, con su estilo estalinista y columnas art decó:

Estación Mayakovskaya en el metro de Moscú

No quiero dejar de mencionar algunas particularidades del servicio, que no hacen más que reforzar el concepto positivo que tengo sobre él:

  • En horarios pico, en ciertas estaciones, la diferencia de tiempo entre un tren y otro llega a ser menor a un minuto.
  • Funciona desde aproximadamente las 5:30 de la madrugada hasta la 1:00 de la noche.
  • En los últimos seis años se han inaugurado cerca de veinte estaciones, y en los que vienen planean abrir otras tantas.
  • En total cuenta con casi 200 estaciones.
  • Dentro de los vagones hay WI-FI gratuito y bastante rápido.

Sitio web relacionado: