Los nuevos trenes españoles «Strizh»

Desde el 1 de junio del 2015 entraron en funcionamiento los nuevos trenes comprados por la «RZhD» («РЖД» por Российские Железные Дороги; compañía ferroviaria estatal rusa) a los españoles de «Talgo» para cubrir inicialmente la ruta Moscú – Nizhni Nóvgorod – Moscú.

Casualmente yo tenía planeado hacer ese trayecto unos días después de esa fecha, así que decidí comprar un pasaje para el «Strizh» («Стриж», así se bautizó al servicio) y comprobar en persona qué onda la nueva adquisición.

 Cuando llegó el día de viajar, la intriga me acompañó hasta el andén de la estación, para transformarse ahí mismo en un “ah, ¿esto era?”. No lo digo con arrogancia, realmente no le encontré nada fuera de lo común. Es que normalmente el servicio de trenes ruso es muy bueno y, de hecho, para el mencionado tramo  existen -entre otras- dos variantes súper modernas y cómodas: «Sapsan» («Сапсан») y «Lastochka» («Ласточка»), que también pertenecen a la empresa estatal del nacional.

Strizh en espera

Así que mientras esperaba el control de pasajes y pasaporte, se me ocurrió pensar que dentro de los vagones habría tal vez algún valor agregado.

Subiendo al Strizh

Ya en el interior, lo único llamativo fue que había un mini-control en el apoyabrazos, donde se podían conectar auriculares y controlar tanto el volumen como el canal de audio (similar al de los aviones). Había también unas pantallas generales donde proyectaban películas soviéticas y, antes de cada estación (tanto en las centrales como intermedias), se emitía una breve reseña sobre esa ciudad, algo realmente muy interesante.

Strizh desde dentro

Cabe destacar que todos los avisos oficiales durante el viaje se emiten tanto en ruso como en inglés (por suerte el que grabó las voces para la variante anglo no es el mismo que lo hizo para «Lastochka», porque en el segundo caso su acento británico exageradísimo me choca un poco).

Estando ya el tren en movimiento noté que iban y venían unos jóvenes con ropa informal y con caras relativamente familiares. Resultó que eran españoles de «Talgo» que estaban verificando en tiempo real el funcionamiento del tren, algo que seguramente harán hasta que pase un tiempo prudencial que asegure la calidad del producto que vendieron. En un momento vi a alguien andar por los pasillos con una camiseta de fútbol del jugador argentino Lavezzi, quise hablarle pero no llegué a hacerlo porque era uno de los ibéricos y andaba bastante ocupado haciendo su trabajo.

Al «Strizh» le toma unas 3 horas 48 minutos recorrer los 400km que hay desde Moscú a Nizhni Nóvgorod (o el viaje inverso, claro), es decir, apenas 10 minutos menos que las otras opciones disponibles. La clave está en el precio, ya que el pasaje común cuesta unos 15 dólares (unos 150 pesos argentinos, redondeando los diferentes cambios) y el de primera clase alrededor de 100 dólares.


Sitio web relacionado: